El término transpersonal se utiliza en el ámbito de la Filosofía y la Psicología para describir experiencias y visiones del mundo que se extienden más allá del nivel personal, es decir, a todo lo espiritual. Es por ello que este tipo de terapia representa un «viaje» hacia el ser profundo que somos cada uno de nosotros. Es el viaje del héroe y de la heroína que busca su Identidad. Su Individuación, Única e Indivisible.

Este tipo de terapia es la llamada "Cuarta fuerza", que se denomina “Transpersonal", de la corriente psicoterapéutica e integra el aspecto Espiritual y Trascendente  del ser humano. 

Lo humanista observa “al ser humano sano, autorealizado y feliz. No se enfoca en el síntoma y el pasado, abriendo así una nueva esfera terapéutica.

La terapia transpersonal es aquella que permite conectar con nuestra propia identidad esencial. ... Todo ello se considera que es un trabajo emocional y personal único que nos permite alcanzar una salud psicológica y mental óptima.

La corriente Humanista viene siendo la 3a Fuerza en Psicoterapia y se dedica a estudiar “al ser humano sano y autorrealizado”. No se enfoca solamente a revisar los síntomas y el pasado, sino que busca el despliegue de las potencialidades no exploradas de la Persona, abriendo así nuevos caminos en la esfera terapéutica.